lunes, 10 de septiembre de 2012

Historias de Camioneta - El llanto

 


Hasta ahora siempre he andado en bus y si uno pone atención a veces uno se puede encontrar una que otra historia interesante.

Esta vez, llegue a la parada de bus como  a las 5:00 a.m., tuve  suerte porque si se llego un poco mas tarde el bus me iba a dejar.

Me subí al bus todo entusiasmado queriendo que no se subiera mucha gente porque así me iba bien sentado o si se iba alguien con migo al menos que le mirara cara de confianza. Ya una vez me paso que me quede dormido y me robaron.

Bueno  para mi alegría una señora se sentó a la par mía, eso me calmo un poco.  Como a las tres paradas después, se subió una pareja. Desde que se subieron supe que algo extraño estaba pasando.

Bueno esta pareja se sentó atrás del asiento donde yo estaba.  El hombre era como de unos 35 años, algo bajo, con un su suéter azul.  La mujer parecía de la misma edad, era una mujer indígena. Como a la media hora después ir en el bus, la Mujer empieza a soltar el llanto. Mi primer pensamiento este hombre “la esta pegando”.  La primera vez me dio un poco de cosa voltear a ver que estaba pasando. Pasaron como 5 minutos de llanto y se quedo tranquila.

Luego como una hora después de nuevo empieza a soltar el llanto, esta vez le puse más atención y hablo algo de “descansar”, seguía pensando que este hombre la estaba maltratando.  También no pude contenerme voltear a ver que era un llanto amargo, pero el hombre estaba tranquilo, esto cada vez me dejaba mas desconcertado, no sabia que era lo que estaba pasando.

En el camino esta mujer solo el llanto como unas tres veces mas. Nuevamente seguía pensando que se trataba de un asunto de violencia familiar. Mientras eso pasaba pues me puse a pensar en todas aquellas mujeres que son maltratadas y de lo difícil que es para ellas afrontar eso.

Como  a las 3 horas, recibe una llamada de “Marlene” y habla algo sobre un abogado,  por mi mente paso esto es “divorcio” después de unos minutos de plática menciona algo de hospital. De allí en adelante ya no sabía que pensar no me imaginaba lo que estaba pasando.

Después hablo algo de su papa, dijo que ya no le funcionaban los pulmones y el higado, entonces cómpredi todo, ella lloraba porque su papa ya estaba en las últimas y ya le tocaba la hora de “descansar”.   
Pero mientras sabia este desenlace me preocupe bastante ya que creía que el hombre la estaba maltratando, pero al final no fue así  ella solo estaba desahogándose con su esposo. 

Hace tanto que no escucha el llanto de una persona con ese sentimiento por eso me preocupe. Sé que no es fácil perder a alguien a que quieres pero la muerte es inevitable, algún día nos tocara nuestro turno.  Después de esa llamada ya no volvió a soltar el llanto y yo me quede tranquilo un poco porque no le estaban maltratando.

(*) no soy bueno contando historias jajajaja, espero ir mejorando con el tiempo,  a seguir viajando en camioneta para  recopilar nuevas historias. ( no se porque pero me gustan estas historias, siempre me dejan mucho en que pensar)

2 coments,コメント :

NicteKono dijo...

las cosas no son siempre lo que parecen...

シbilly dijo...

Nicté, así es, a veces las cosas no son lo que parecen por eso hay que aprender a observar y escuchar detenidamente.

Saludos