domingo, 26 de octubre de 2014

El Diario de un mochilero: Extranjero en mi propia tierra Parte 3



De nuevo me fui a Huehuetenango esta vez a  la parte norte, el objetivo era hacer la ruta que va desde Santa Cruz Barillas hasta el centro de Huehuetenango.  Mi primer transporte lo tome en la carretera transversal del Norte, la entrada a el camino estaba muy mal me preocupaba si en verdad pasaban buses por allí.

Como a los 20 minutos de esperar, paso un microbus en el cual me subí. Este me llevo directo hasta Santa Cruz Barillas. Durante el camino fui observando todos los pueblos, a veces esto me sorprende, por que me pregunto como es que hay gente viviendo tan lejos.

Durante el trayecto vi hermosos paisajes de montañas, quería tomar muchas fotos pero en el asiento que estaba, no daba a la ventana, asi que solo me toco que observar, asi que los tengo bien guardados en mi mente.  En el microbus venían unos niños, haciendo juegos de palabras los cuales me arrancaron una gran carcajada.

 Por ejemplo uno le decia:"Deci amarillo" y el otro niño decía amarillo.  Después respondía :"Te llede el fundillo". Ya no me acuerdo que otros colores decía, lo único que me acuerdo es que me estaba va de reír.

Cuando llegue a Santa Cruz Barillas, lo primero que hice fue buscar comida.  Camine bastante pero todos me miraban raro por mi gran mochila, dado que por estos rumbos casi no hay turismo.


Llegue hasta el parque y entre varios comedores me metí a uno que vendía churrascos.  Ya estando allí, le pregunte a la señora que atendía. Esta señora calculo que ya tenia como unos 55 años. Le pregunte por mas lugares por visitar pero como que no sabia mucho y también  le pregunte por los buses por que quería ir a quedarme al siguiente poblado, para mi sorpresa ya no salían buses, sino hasta el día siguiente.  Después de comer me fui a buscar un hotel pregunte por varios pero no me parecía el precio. Hasta que encontre la posada "El quetzal" que por 45 te dan una habitación aceptable.


Por la tarde me fui a tomar fotos, llegue hasta el mirador y saque mi cámara,  cerca de mi había un señor que me miraba de reojo porque la cámara siempre me delata. Bueno quería seguir tomando fotos, así que de poco en poco me acerque y le hice un par de preguntas para poder empezar a entablar una conversación y asi poco a poco fuimos platicando y ya no me miraba con ojos raros. De esa forma puede seguir tomando mis fotos tranquilamente.

Luego de terminar de tomar fotos, me dirigí al hotel a descansar, luego por la noche me fui a comer a una caseta de tacos y como estaba cansado me fui a dormir temprano.

Ya por la mañana emprendí mi viaje hacia el poblado próximo, mi meta era ir a visitar unas montañas pero por tiempo no lo logre. El poblado próximo era San mateo ixatan, durante este trayecto en el microbus pude hablar un señor , el amablemente me dio mucha información y me recomendó que pasara por San Pedro Soloma. Mas tarde atendi a su recomendación.


Ya estando en San Mateo, nuevamente me sentía extranjero en mi propia tierra, es un pueblo en su mayoría indígena. Todos me miraban raro por andar con mi gran mochila, creo que eso llamaba mucho la atención y con la gran cámara ni digamos. Hay que mencionar que por estos rumbos fue donde  ocurrió el conflicto armado. Por lo cual no me extrañaba que me miren raro.  En esta ocasión fui al parque, estando allí le pregunte a una persona , creo que esta persona era profesor, así que amablemente me respondió las preguntas que le hice.



Después de un rato y de tomar unas cuantas fotos, me dirigí al siguiente pueblo que era San Pedro Soloma, este pueblo ya esta mezclado de gente indígena y gente ladina.  También ya esta un poco mas industrializado. Allí hay una hermosa iglesia, me sorprendí encontrar una iglesia así en tan lejano lugar.

En este lugar era mi parada técnica para mi almuerzo, aquí me comí un pollito, por esta región solamente hay dos tipos de comida rápida, pollo frito o churrasquitos.  No había mucho que elegir jaja asi que me comí un pollo.


Luego de comer emprendí mi de nuevo  mi viaje, esta vez me dirigía a Todos los Santos, esta un tanto preocupado porque no se todavía había buses por un momento pensé que me iba que tocar dormir en la calle, pero todo salio bien llegue a tiempo para tomar el bus.  Aquí también conocí a unos amables señores, los cuales me iban indicando el camino.  Ciertamente no sabia el camino, ni donde me tenia que bajar.



Todas las personas que me iba encontrando el camino creo que aparecieron por algo, todo esto me hace pensar que en al vida real, también hay personas que de repente aparecen en nuestras vidas para "mostrarnos el camino". Sea lo que sea estoy alegre de haber conocido estas personas el camino.

 


Ya estando en todos los santos, fui a buscar un hotel. Luego de esto salí a conocer el lugar, fue agradable me perdí entre entre todas las personas. Me senté por un rato a ver que hacia la gente, fue bueno por un momento me deje sentir como "extranjero".




Al día siguiente fui hacer mis compras, mi compre un pantalón y una camisa de Todos los Santos. Después de mi compra salí de allí para dirigirme a Totonicapan, lugar que siempre he querido conocer pero por las prisas siempre voy solo de paso.

Solamente me alcanzo para ir al parque, el lugar se venia bonito, creo que otro día iré mas tranquilo a explorar este lugar.

Conclusiones:

Como ya he mencionado la gente siempre me dice: "NO vayas esos lugares, te pueden hacer algo" y nuevamente lo compruebo, la única forma que te hagan algo es que vayas con malas intenciones. Si eres amable y sabes ganarte la confianza, te trataran de la misma manera.

La vida es una como una expedición de estas donde me voy a perder, nunca sabes lo que va a pasar y a  veces aparecen personas que te ayudan a encontrar tu camino si andas perdido, tienes que acoplarte a lo que venga.

Esta vez si literalmente fui "A donde el viento me llevo", esto de ir a perderme por mi propia cuenta me esta gustando, a veces ver y experimentar tantas cosas te ayuda a reflexionar y apreciar todo lo que tengo.

1 coments,コメント :

Nicte Kono dijo...

Creo que cualquiera que vaya a un lugar donde nunca ha estado se sentirá "extranjero" pero es parte de la magia.
Tal vez después de ese tiempo de "relax y deconección" ya puedan calcularle poco mas de 20.