martes, 20 de noviembre de 2012

Las historias del #ellibroqueviaja - Luna de Xelajú




Desde el año pasado tenia planeando ir Xela, para los que no conocen Xela esta ciudad esta  ubicada en el Departamento de Quetzaltenango a 220 km aproximadamente de la Ciudad de Guatemala y es la segunda ciudad  mas grande de Guatemala

En esta ocasión tenia planeado ir a correr la media maratón intencional de Xela,  el año pasado fui pero solo de espectador, una de las metas de este año era ir a correr la media maratón.

Desde el año pasado estaba invitado por unos amigos para participar, así que sin pensarlo mucho me fui desde la ciudad capital hasta la Xela.

Salí a eso de las 1:30 de la tarde de mi casa,  aproximadamente son 4 horas de camino, quería salir más rápido pero no pude puesto que tenia que hacer unas cosas.

Como a las 2:00 de la tarde llegue cerca del lugar donde pasan los buses y pues la verdad no me acordaba cual era el bus que llevaba ni de donde salía jajaja.  Así que tuve que preguntar a la gente que iba caminado por el lugar. Rápidamente me indicaron el lugar de donde salían los buses. Camine un poco y tome el primer bus que pasó, hay que mencionar que es un chicken bus, de aquellos que meten y meten gente. La mayoría de gente que se va en buses es gente de los pueblos a veces no es muy agradable ir apretado para tan largo viaje.

No me gusta ir incomodó pero me gusta ir en estos buses cuando hago un viaje no mas de 5 horas porque a veces en el bus pasan historias interesantes. Como la historia del llanto que ya conté anteriormente.  

Bueno me subí al bus, todavía alcance un buen asiento donde sentarme, esperamos como 10 minutos para que se terminara de llenar el bus. Mientras se subieron varios vendedores, algunos eran amables otros bienes abusivos.  Por lo general no me gusta comprar nada a los vendedores ambulantes y pero cuando les compro es porque ha sabido vender su producto de una forma educada y convincente. Me gusta recompensar la amabilidad y la creatividad   que tienen.  Pero a los que abusivos no les compro nada porque siempre quieren que a base de intimidación uno les compre, lo único que causan en mi es enojo,  deberían ser mas amables seguramente así la gente les compraría mas.

En fin  espere hasta que todos estos vendedores se bajaran del bus. Cuando se bajaron del bus, saque mi reproductor y puse música de Rapshody of Fire uno de mis grupos de power metal favoritos,  la que música que sonaba en la camionera eran rancheras, grupera, regueton etc) después saque  #ellibroqueviaja y lo empecé a leer.  Así me fui una buena parte del camino, algo que me gusta de esta ruta hacia el occidente son todos los paisajes que se pueden observa, la mayoría son campos de cultivo, bosques, montañas y valles. Creo que uno se puede gozar el camino viendo estos paisajes de occidente.

En el camino vi una escena que me trajo recuerdos de niño, habían unos niños de escasos recursos jugando la chamusca (futbol)  en una cancha de tierra casi a la orilla de la carretera.  Las porterías eran unos palos todos torcidos.  Pero los niños jugaban con tanta alegría  y tranquilidad, al ver esta escena me puse contento a ya que es una escena de mi niñez, con mis primos pasábamos toda la tarde jugando la chamusca sin PENA, nos daba la noche y seguíamos jugando hasta que se nos agotaban las energías. En aquel tiempo el dinero tampoco era necesario para estar contentos, nuestras penas eran pocas y nuestra alegría demasiada. 

Me dio alegría saber  que en estas generaciones todavía haya niños realizando estas escenas porque lastimosamente la situación actual  de Guatemala es un poco mas peligrosa que la de antes.  Por eso estas escenas se van desapareciendo, ya que los niños no pueden salir libremente jugar a la calle. 

Después de esto decidí descansar un poco,  después de como una hora  me desperté porque estábamos entrando a una parte donde el clima es un poco frio y además ya me había agarrado la tarde, mis amigos ya me estaban esperando.   Como a los 10 minutos de haber sucedido esto, me llamaron y me dijeron  "vas a venir".

Si, les dije yo. Espérenme unos 10 minutos, la prisa de que llegara es porque íbamos a cenar juntos.

Esos 10 minutos se volvieron como en 30 minutos y los sentí bien eternos jajajaja. El bus no me iba dejar cerca de donde me tenía que encontrar con mis amigos.  Y como no era el bus que iba directamente a la Xela, si no iba a otro departamento, me dejo en el camino.  Tenia que tomar otro bus que llevara al centro de la ciudad.
Aquí andaba realmente "perdido" y con el tiempo contado, a esto le sumamos que tenia unas ganas tremendas de ir al baño.
Le pregunte a varia gente pero nadie me sabia dar bien explicación,  estuve a punto de pagar taxi,  pero no iba contra mis reglas de viajero, tenia que llegar en bus jajaja.  Así que le pregunte a alguien que tenia cara de que vivía cerca y me dijo que tomara el bus que iba a "...." (Ya se me olvido) , en cuestión de unos 10 minutos paso el bus.

En el bus ya me estaban afectando las ganas de ir al baño,  así que mi sentido de orientación ya estaba fallando un poco jajajaja. La verdad estaba un poco preocupado porque ya era un poco de noche y no tenía las más mínima idea de donde bajarme.  Al principio iba solo pero después de dos paradas se subió una señora como de 60 años,  le pregunte donde me tenia que bajar si quería ir al centro.

Amablemente me dijo: "usted no se preocupe yo le voy  decir donde se baja".

El bus agarro una ruta rara,  cada vez me sentía mas perdido y preocupado porque mis amigos ya me había esperando y ya se había pasado del tiempo limite.

Bueno CONFIE en las palabras de la señora aunque no muy convencido por que aunque conozco Xela un poco, esa ruta era totalmente desconocida para mi.

Espere unas cuantas cuadras mas y la señora me indico donde me tenia que bajar,  solamente me toco que caminar como 2 cuadras y ya estaba en mi lugar de reunión.

Cuando llegue al lugar de reunión con mis amigos, ya no estaban, así que me toco que llamarlos, para preguntarles donde estaban. Ellos ya estaban en un restaurante,  así que me dieron las  indicaciones para llegar y rápidamente me fui hacia el restaurante.

Cuando llegue me salieron a encontrar y les pedí disculpas por mi atraso.  Para mi sorpresa, ya todos estaban sentados listos y hambrientos, no habían empezado a comer porque yo  no había llegado.  Me dio mucha pena jejejeje.   Llegue y salude a todos, habían nuevas caras así que también me presente. Como ya era un poco tarde  y no había registrado para recibir mis implementos de la carrera fui rápidamente antes que cerraran el lugar donde estaban inscribiendo. Esto fue rapido luego regresamos al restaurante.

En el restaurante mágicamente había una silla libre, digo mágicamente porque conocí a alguien que ....(mejor aquí la dejo jajajaja, ya veremos si hay historia que contar de esto).   Cenamos tranquilamente y nos fuimos para el hotel para prepáranos el día siguiente.


Yo como generalmente me duermo tarde, no tenia sueño así que me dispuse a seguir leyendo #ellibroqueviaja, esta vez lo acompañe con un te de jamaica. Luego me fui a dormir, antes de dormir escuche un poco de música de ryuichi sakamoto para relajarme un poco y que bien que funciono en seguida ya tenia sueño.

Al siguiente día me levante muy temprano para darme una ducha y prepararme. El ambiente estaba muy frio pero excelente para comenzar la media maratón.

A eso de las 8 de la mañana empezó la media maratón, este año no había mucha gente puesto que unos tres días hubo un terremoto cerca de lugar.

Para esta maratón entrene un poco mas, mi tiempo fue menos que la anterior de Atitlan.  Disfrute la maratón había mucha gente alegre a pesar de lo ocurrido, durante el recorrido vi mucha gente vestida con el traje típico de Quetzaltenango, también había marimba.  Había un parte donde la paisaje eral realmente hermoso.  Me sentí contento ya que no solo corrí, si no que también pude ver muchas cosas.  Los gritos de la gente apoyándote te da una gran fuerza para seguir corriendo.

 

Termine la media maratón con tiempo de dos horas y seis minutos,  luego de eso regrese a animar a los compañeros de mi equipo que se habían quedado  atrás. Al final todos llegamos, descansamos un poco y disfrutamos del ambiente del lugar.

Al terminar todo esto nos fuimos a almorzar, yo tenia un hambre de oso, así que almorcé dos veces.

A eso de las 2 de la tarde ya estábamos listos para regresar a la capital. Tomamos nuestras mochilas y nos fuimos a buscar bus,  de regreso  me quería ir en un bus más cómodo, pero los boletos se acabaron así que tuvimos que regresarnos en chicken bus.

A eso de las 7 de la noche ya estábamos de regreso en la capital, como a las  8 de la noche ya estaba en mi casa, junto con #ellibroqueviaja  listo para descansar ya que estaba muy cansado por la maratón.

De esta forma se acabó el viaje para la Xelajú,  fue un viaje muy productivo. Puede reflexionar y disfrutar cosas nuevas y sobre todo leer #elibroqueviaja.

Por cierto a todo esto lo de la Luna se Xelajú , lo escribí porque es una canción bien famosa de lugar que como me gusta, otro día voy a platicar mas despacio sobre esta canción y sobre Xela.